miércoles, 16 de noviembre de 2011








Dulce delirio que se esconde en tus ojos
Dulce delirio que empalaga hasta morir
Sé ficción de mi corazón y alas de mi ilusión.

Poséeme y elévame a lo más alto
Carga con mi cuerpo y arrástralo,
Hazlo sin dolor ni turbación.

Que tus cristales esféricos ansíen,
 Amordazar a los míos en el tiempo
Y se compacten hasta ser reventados
Que fluya su falso decoro
Y caigan sus mentiras aplastadas


Desgarra en pedazos mi esencia, mátame en silencio
Un ser no lo es si apaga otra vida.
Calla a la brisa, delirio y libera al viento
Mátame, sin dejar paso al desaliento.





No hay comentarios:

Publicar un comentario