martes, 21 de junio de 2011

Sentada en el lago, frustrada, con la intención de ahogarme entre lágrimas, cayendo en el vacío..
dejando a la oscuridad apoderarse de mi, arrastrándome al abismo...
Pero...
Cuando daba mi último suspiro, apareció de repente frente a mi, sin barreras ni armaduras.. indefenso ante el amor. Lentamente mientras el tiempo volaba se acercaba a mí hasta que se fundían nuestros alientos.
Sus ojos,en los míos clavados pretendieron acecharme...pero sólo consiguieron enamorarme.
El sol se reflejaba en su piel canela haciéndolo aún más hermoso...
Asomaban las palabras de mis labios y con un beso las calló.







Seguí sus pasos en el sinuoso sendero del amor, su amor... 



Seguí sus pasos en el sinuoso sendero del amor, su amor... 
- Bésame.
+ No
- ¿No quieres besarme?
- Pídeme mil caricias, mil abrazos y mil sonrisas, que te las regalaré. Pero nunca me pidas un beso.
- ¿Por qué?
- Porque te lo robaré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario