jueves, 23 de junio de 2011

Amor de un solo pensamiento



Ten compasión, piedad, amor! ¡Amor, piedad!
Piadoso amor que no nos hace sufrir sin fin,
amor de un solo pensamiento, que no divagas,
que eres puro, sin máscaras, sin una mancha.
Permíteme tenerte entero… ¡Sé todo, todo mío!
Esa forma, esa gracia, ese pequeño placer
del amor que es tu beso… esas manos, esos ojos divinos
ese tibio pecho, blanco, luciente, placentero,
incluso tú misma, tu alma por piedad dámelo todo,
no retengas un átomo de un átomo o me muero,
o si sigo viviendo, sólo tu esclavo despreciable,
¡olvida, en la niebla de la aflicción inútil,
los propósitos de la vida, el gusto de mi mente
perdiéndose en la insensibilidad, y mi ambición ciega!


John Keats.                 

Dejar de creer en Dios.



Entre cientos de rosas llenas de espinas, corría estrepitosamente
La luna llena era la única luz en el camino
Las ánimas me miraban sin apartar la vista de mi, fijamente sus ojos me apuñalaban
Ellas sabían que iba a pasar.. la tristeza de sus ojos.. 
No había ni una sola estrella bañando el cielo
¿También ellas huyeron?
Una opera siniestra de almas cantando melancólicamente a la espera de mi llegada
Y ahí estaba yo.
Señor Dios, su trono ha sido requisado, ha llegado la hora..
El mundo ha cambiado, ¿preparados para el comienzo?
Luces, cámara..
Bienvenido a la realidad
                                        Nunca fue tan siniestra.

martes, 21 de junio de 2011

Sentada en el lago, frustrada, con la intención de ahogarme entre lágrimas, cayendo en el vacío..
dejando a la oscuridad apoderarse de mi, arrastrándome al abismo...
Pero...
Cuando daba mi último suspiro, apareció de repente frente a mi, sin barreras ni armaduras.. indefenso ante el amor. Lentamente mientras el tiempo volaba se acercaba a mí hasta que se fundían nuestros alientos.
Sus ojos,en los míos clavados pretendieron acecharme...pero sólo consiguieron enamorarme.
El sol se reflejaba en su piel canela haciéndolo aún más hermoso...
Asomaban las palabras de mis labios y con un beso las calló.







Seguí sus pasos en el sinuoso sendero del amor, su amor... 



Seguí sus pasos en el sinuoso sendero del amor, su amor... 
- Bésame.
+ No
- ¿No quieres besarme?
- Pídeme mil caricias, mil abrazos y mil sonrisas, que te las regalaré. Pero nunca me pidas un beso.
- ¿Por qué?
- Porque te lo robaré.